Botón derecho desactivado
logo

Quien soy

Juan Pablo Romero

Juan Pablo Romero

Amo la ciudad de Granada, donde nací y crecí, motivo por el cual hoy en día soy un fotografo de bodas nada convencional en lugar de un fotógrafo de guerra, ya que mis comienzos como fotoperiodista comenzaron en 1996, cuando tuve la oportunidad de acompañar a un destacamento español de Infantería de Marina en tierras de Bosnia and Herzegovina para documentar como trabajaban en medio del caos de un conflicto que asoló aquel país. Después de varios meses viendo lo dura que puede llegar a ser una guerra, decidí cambiar mi visión del mundo y mostrar imágenes llenas de alegría y ternura, por lo que ahora me tenéis delante vuestra.

Mi pasión por la fotografía viene desde niño, cuando “robaba” a escondidas la cámara reflex de mi madre. De esa forma podía practicar y fotografiar todo lo que veía, imaginando como podía conseguir alterar la realidad solo con variar los controles de la cámara, pero haciendo un uso correcto de ella, hasta el punto de dominarla y obtener los resultados que actualmente podéis ver en esta web, aunque para llegar a este punto he tenido que trabajar muy duro, primero de forma autodidacta y luego asistiendo a cursos, workshops, talleres, viajando, más workshops, más talleres y volviendo a viajar.

Finalmente todo tuvo su recompensa, ya que hoy en día me puedo dedicar a lo que realmente me apasiona… La fotografía de bodas, a través de la cual puedo conocer a multitud de personas y establecer una relación de amistad y confianza con ellas que de otra forma no sería posible. Mi carácter alegre y extrovertido así me lo pide, jajaja…

Todo el esfuerzo acumulado durante este tiempo hizo que en 2011 y 2012 viajara a Melbourne (Australia) para fotografiar varias Bodas en la otra parte del Mundo, algo que nunca habría conseguido si no hubiera sido por el afán en querer superarme mi mismo cada vez que realizo un trabajo.

Pertenecer a la WPJA “Wedding Photojournalist Association” de Estados Unidos, se convirtió en el mayor reconocimiento a una labor muy específica dentro del amplio mundo de los reportajes de Boda, siendo a su vez aumentado al pertenecer también a la ISPWP “International Society of Professional Wedding Photographers” y la Asociación Europera de Fotoperiodismo de Boda (UnionWep).


Trabajo con pasión

Como muestran las imágenes, trabajo desde el corazón pero con la mente puesta en conseguir que mis fotografías sean únicas y especiales, con total dedicación a vosotros, quienes ponéis vuestra confianza en mis manos, en mi forma de expresar esos momentos inolvidables, que pasan en milésimas de segundo, pero que están llenos de sentimientos y emociones, y que yo tengo la responsabilidad de  transformarlos en imágenes para que os puedan volver a transmitir esos sentimientos y emociones cada vez que las veáis.

En resumen, se puede decir que la relación entre vosotros y yo es de confianza, responsabilidad y amistad.

Por esto, al formar parte de la vida de unas parejas en un día tan íntimo y especial para ellos, por mi cuerpo transcurren una serie de sensaciones que solo se comprenden cuando se pone toda la pasión en hacer lo que de verdad te gusta, y en mi caso, documentar historias de amor con fotografías de amor.

Si después de ver mis trabajos estáis interesados en que yo sea vuestro fotógrafo de boda, pensad que estáis haciendo una de las mejores inversiones de vuestra vida, no os lo toméis como un gasto, porque sería un gasto si os quedáis con un fotógrafo que no esté a la altura de vuestras expectativas.

Si os dais cuenta, vuestras fotografías serán lo único que os quedará después de la boda, puesto que ni el vestido de la novia, que cuesta una pasta, ni el traje del novio, que cuesta otra pasta, y ni siquiera la celebración de la boda, que cuesta un pastón, podréis volver a disfrutarlo, mientras que unas buenas fotografías que os hagan recordar ese día, tanto a vosotros como a los posibles hijos que vengan en el futuro, será algo que no tiene precio.